Noticias de cultura y sociedad
La verdadera historia de los Reyes Magos
enero 2020

Descubre qué hay detrás de los tres misteriosos personajes que visitaron en el portal de Belén al niño Jesús recién nacido

La verdadera historia de los Reyes Magos

Como todos los años, el 6 de enero es un día mágico para millones de niños que esperan la visita de los Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar, que los colmarán de juguetes si se han portado bien. Pero, ¿quiénes eran realmente sus majestades? Ahora es un buen momento para conocer su verdadera historia y el origen del mito de que eran reyes y magos.


Los Reyes en la Biblia

Según la tradición los Reyes Magos eran tres, uno era europeo, el otro asiático y el tercero africano. Melchor, Gaspar y Baltasar viajaban montados en camello y le dieron al niño Jesús tres regalos: oro, incienso y mirra. Estos tres presentes aludían a la triple naturaleza del pequeño como rey, como dios y como hombre. Aunque, curiosamente, poco o casi nada de todo esto se menciona en la Biblia. Lo único que aparece referente a ellos se encuentra en el Evangelio según San Mateo en el capítulo segundo: “Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos diciendo: ¿Dónde está el Rey de los Judíos que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el Oriente y venimos a adorarle” (Mt 2:2). Y un poco más adelante, en el versículo 11 se mencionan los tres regalos: oro, incienso y mirra. Los tres personajes, advertidos de que no deberían ver más al rey Herodes, tomaron otro camino para regresar a la tierra y es así como desaparecen del recuento bíblico.

¿Por qué se les llama Reyes Magos?

La palabra “mago” en un contexto evangélico designa específicamente a la casta sacerdotal meda o persa. Su fuente de conocimiento era la astronomía y los miembros tenían por costumbre salir de los linajes aristocráticos. Es por eso, por sus notables conocimientos y su capacidad de pronosticar ciertos eventos que se les llama magos, como alguien con poderes sobrenaturales y con la capacidad de hacer magia. Por otra parte, el reconocerlos como reyes tampoco venía recogido en la Biblia. Sin embargo, existe una afirmación del siglo III cuando Tertuliano, padre de la Iglesia, determinó su estatus de reyes, ya que en aquellos tiempos se les representaba con ropajes lujosos, joyas y riquezas que solo los monarcas podían tener. ¿Cuál es el verdadero viaje de los Reyes? Una antigua ruta caravanera bordeaba el desierto de Arabia y Siria, al sur de Éufrates, para descender a Jordania. En ese camino es en el que viajaban Gaspar y Baltasar. Por su parte, Melchor viajaba en solitario cruzando Babilonia en busca de sus compañeros. Cuando se encontraron, los tres reyes compartieron camino durante meses para llegar a Judea. Cruzaron un arroyo que desembocaba en el Mar Muerto y se detuvieron en Metan. A continuación, bordearon el Mar Muerto y enfilaron hacia el norte tras atravesar el río Jordán. Llegaron a Jerusalén y se entrevistaron con Herodes, un rey puesto por los romanos. Este dijo no saber nada y, para colmo, la estrella que había guiado a los Reyes dejó de verse. Desolados, los tres entendieron que no tenían nada que hacer allí y acudieron a Belén, a cinco kilómetros al sur. Llegaron y buscaron la gruta en la que había nacido Dios… ¡y dieron con ella como su estrella les había dicho! Una historia con final feliz como el que viven millones de niños en casa la noche del 5 de enero a la espera de que los Reyes Magos no pasen de largo y dejen muchos regalos.

 

NOS GUSTAN