Las entrevistas de Fuerteventura Magazine
Carlos Chiara - Ingeniero agrónomo
febrero 2019 2.00

Carlos Chiara - Ingeniero agrónomo

“Tratamos de recuperar nuestros trigos ancestrales no manipulados genéticamente”

Carlos Chiara, nació en Argentina pero lleva viviendo 15 años en Canarias en distintas islas pero siempre vinculado a su trabajo. Nos cuenta que en España se ha especializado en forraje, los que significa granos y cultivos para alimentar el ganado y ha desarrollado proyectos muy importantes.

Cuéntenos más sobre esos proyectos realizados…

En esta isla he participado desde su origen en el desarrollo de 30 hectáreas sistematizadas y en producción, en el valle de Goroy que se comenzó hace ocho años. Luego me invitaron a trabajar en Las Palmas con una federación de asociaciones ganaderas para hacer forraje. Habían comprado unas maquinas muy importantes y necesitaban quien desarrollara el sistema forrajero. Eso duro un año, puesto que la empresa cambió de grupo y me invitaron a seguir con el programa forrajero en la granja agrícola de Arucas, donde participe en la fundación de la asociación sin ánimo de lucro de nombre PACA, (producción agrícola de consumo animal) y dentro de esta asociación en un par de años llegamos a comprar más de 10 maquinas forrajeras. Sin embargo en el año 2013 todo quedo parado como consecuencia de esas decisiones políticas cambiantes de signo y forma. De nuevo volví a trabajar aquí en Fuerteventura en el Cabildo, en la Consejería de Ganadería, siempre como experto en forraje. Pero lo más importante a destacar es la gran biodiversidad que existe en estas islas de granos, y cultivos, que desde la antigüedad han llegado por distintas rutas.

" "

Canarias fue un punto de salida de los barcos hacia las Américas y también parada de regreso de mucha tripulación a sus hogares.

Así es, por el Mediterráneo llegaron los cereales y la caña de azúcar y también llegaron granos y diferentes cultivos americanos a estas islas. Pero toda esa gran diversidad se ha perdido en los últimos 50 años. Yo he encontrado en estas islas granos que hoy en día son superiores a cualquier grano mejorado genéticamente, hibrido, etc., y se ha realizado simplemente con la selección que cada agricultor o familia ha ido realizando a través de muchísimos años. Hay millos de más 300 años que están todavía en poder de los agricultores canarios.

Nos contaba que es vicepresidente de una asociación dedicada a la recuperación de estos granos. ¿Cuál es su nombre?

VITALIS Fuerteventura es el nombre de esta asociación sin fines de lucro interesada en recuperar todos esos granos y darles su calificación de granos comestibles o forrajeros, de manera que se puedan llevar a la mesa de la familia canaria en cantidad y calidad. Hay mucho grano almacenado y guardado en distintos lugares pero no están plantados. Nosotros hacemos una selección y los plantamos, por eso nuestro lema es “El futuro está en el pasado”.

En estos últimos años la agricultura ha experimentado muchos cambios…

Sí, se esperaba que la manipulación genética fuera una gran revolución pero ha llevado a que haya muchos granos modificados, y ha sido más un comercio, que una solución agrícola. Se pensaba que con los transgénicos, se mejoraría y aumentaría la producción además de abaratar costos, para llegar a paliar la hambruna mundial. Pero no ha sido así y nuestra intención es crear un paraguas de protección sobre estas islas, para evitar que sigan entrado este tipo de granos modificados que necesitan específicamente para su producción un herbicida que es el Glifosato, conocido como Randa de la empresa Monsanto. En todos los granos que se utiliza está demostrando tener un efecto cancerígeno muy fuerte. Tanto es así que ya la Organización mundial de la Salud hace cinco años lo declaró como un posible factor cancerígeno. Esta empresa se fusiono con Bayer y a consecuencia de ello, hoy Bayer tiene que hacer frente a más de 20.000 juicios por los perjuicios que ha causado el Glifosato en la salud. Es el herbicida más vendido en el mundo y el que se aplica a los granos de mayor consumo. La unión Europea declaró el año pasado que este producto tiene que desaparecer de la faz de la tierra en cuatro años. Por lo tanto una agricultura basada en un producto que tiene que desaparecer en cuatro años va a causar un gran shock.

Posiblemente ya estarán trabajando en algo nuevo, que esperemos que en 20 años no se descubra de nuevo que es perjudicial.

La ventaja es que cualquier nuevo producto va a ser observado muy minuciosamente por todos los científicos del mundo. Tratamos en Fuerteventura de recuperar nuestros trigos ancestrales y que no han sido manipulados genéticamente. La propuesta de VITALIS es llevar a la mesa los mismos granos que comieron nuestros antepasados y que ellos mismos los han traído hasta nuestros días. En la isla hay grandes sabios de la tierra que nos han legado este patrimonio. Los trigos que comenzaron hace miles de años tenían en origen entre 7 y 14 cromosomas, luego vinieron otros trigos con más cromosomas y así llegamos a un trigo que se usa mucho aquí, -Espelta- que tiene 28 cromosomas. La proteína del trigo que es la gluteína al aumentar tanto los cromosomas (que en algunos casos llegan a 55), es la causante de la intolerancia al gluten. Es por esto que actualmente hay tantas personas celiacas. Esta proteína del gluten es como una goma elástica que se adhiere a la pared del intestino.

 

NOS GUSTAN