Espacio Feminista
octubre 2022

Escritura Intimista y expresiva. La escritura como terapia

Escritura Intimista y expresiva. La escritura como terapia

Dicen que escribir en un blog al que puede acceder una multitud o un diario guardado en la mesilla de noche podría ser una experiencia transformadora o un desahogo donde plasmar las impresiones del día, lo que te fastidia, lo que te encantó ese día o quizá sencillamente lo sucedido. Muchas psicólogas/os actualmente recomiendan escribir como algo muy beneficioso. Muchas escritoras han demostrado que a ellas las salvó la escritura. Ejemplos claros son “El diario de Ana Frank” que empezó a escribirlo mientras permanecían escondidas, ella y su familia, de los nazis. O el diario de Virginia Woolf, escrito en 1915 con 33 años, donde desvela sus deseos, depresiones, intimidades, los vaivenes de su existencia. ¡Los beneficios son tantos! Potencia la creatividad, fortalece la memoria, desestresa, ayuda a crear hábitos, fomenta la autobservación, y puede, además, desbloquear emociones que no se manifestaban. Cuando la persona escribe sus experiencias para ser leídas, la espontaneidad puede ser mermada. Los pudores y lo que puedan pensar de mi entra en juego. Por eso muchas veces se tiende a crear un personaje social que busca reconocimiento. Todo es posible, en cualquier caso el hecho de escribir es terapia para una misma y la memoria. Hablando de memoria, muchas mujeres tenemos traumas de cuando nuestros padres o hermanos cogieron nuestro diario en la adolescencia y leyeron nuestros secretos e intimidades. Eso se tiene que superar y no parar de escribir, en algún momento del día. La manera de hacerlo es sin tabúes, crear tu estilo sin imitar, dejarse llevar sin pensar tanto en “las formas”, regularidad, utilizar la primera persona. No se debe tener reparo en reconocerte como protagonista. No es alguien abstracto sino tú misma/o. Además de escribir puedes hacer garabatos, dibujar, añadir fotos, recoger notas o lo que sea que te ayude a lograr tu propio collage real y mental. Apunta hasta tus sueños en la noche; tus objetivos, a un lado los fantasiosos y al otro los realizables.

Lidia Chacón de Vera

NOS GUSTAN