Noticias de Cultura y Sociedad
Octubre 2022

Un postre de alta alcurnia

Recetas ancestrales, sabores únicos, endémicos, un legado aborigen y riqueza gastronómica. Fuerteventura tiene una cocina propia incomparable, diferenciadora y repleta de matices que la hacen única. La cocina majorera es natural, casera y sin ornamentos. Platos tradicionales con sabores intensos e inolvidables. Así es la gastronomía de la isla Maxorata.

Vocabulario majorero

Las Islas Canarias tienen una gran tradición culinaria con influencia indígena, peninsular y latinoamericana. Un elenco de platos oriundos de las islas que asombra a sus visitantes por sus matices, aromas, calidad del producto y arraigo a las recetas tradicionales. La repostería es una de las señas de identidad gastronómica de las islas. Las truchas de batata, el frangollo canario, el polvillo uruguayo o el bienmesabe son algunas de las delicias que la definen. Pero si hay un postre que triunfa por su dulce sabor e historia curiosa es el “Príncipe Alberto”. ¡Estamos hablando de unode los postres favoritos de las islas!

Un postre con sello canario

Esta deliciosa mousse de chocolate, cuyo origen se ubica en la Isla de La Palma, hay que atribuírselo a la que es considerada como la mejor repostera de La Palma: doña Matilde Arroyo Felipe. Nacida en Los Llanos de Aridane en 1926, era una mujer de bandera, que tuvo que mantener sola a sus dos hijas tras la marcha de su marido a Venezuela. Matilde era conocedora de cientos de recetas heredadas de su abuela, su madre y sus tías. A finales de los años 50, comenzó a preparar tartas y dulces para amigos y familiares, pero su gusto por la cocina y el magnetismo de sus creaciones hizo que se corriera la voz por las islas hasta el punto de llevarla a abrir su propia Dulcería-Cafetería. Nadie podía resistirse a sus polvorones, quesos de almendras, bienmesabes y rapaduras de leche. Tan importante fue su contribución a la repostería canaria que, en 2009, Doña Matilde recibió la Medalla de Oro de Canarias y fue nombrada hija predilecta de Los Llanos de Aridane. Pero de entre todas sus creaciones hay una muy especial. Y es que, si hay un postre que se hizo especialmente famoso entre su amplio surtido fue el Príncipe Alberto.

Origen del postre real

Se desconoce con certeza el origen real del nombre de este postre, pero, según los vecinos de la Palma, esta archiconocida mousse tiene mucho que ver con el Príncipe de Mónaco. Por lo visto, Alberto de Mónaco hizo una visita a La Palma en los años 70. Por aquel entonces, se trataba, no solo de un personaje famoso del papel cuché, hijo de la actriz Grace Kelly, sino también de un “sex-symbol” de la época. «Cuando Matilde creó este postre, sus hijas le preguntaron por su nombre, y ésta respondió: “Se llama Príncipe Alberto, porque está tan bueno como él”». Una anécdota graciosa que hizo que finalmente este suculento bocado de chocolate, café y frutos secos pasara a la historia con este nombre real.

Disfruta de un Príncipe Alberto

Para degustar un príncipe, o, mejor dicho, este deliciosopostre, necesitas batir 2 huevos con azúcar durante 10 minutos. Agrega cacao en polvo y harina hasta que quede homogéneo. Mete la mezcla en un recipiente para horno y calienta a 180 ºC durante 10 minutos. Después, añade el café y que repose. Después, tuesta al horno los frutos secos. Para preparar la mousse, necesitas separar tres yemas de huevo y azucararlas. Las bates y reservas. Funde el chocolate y mantequilla al baño maría y una vez derretido,lo mezcla con las yemas y lo bates todo.Monta las claras y añade la anterior mezcla y parte de los frutos secos. Remueve hasta conseguir una masa homogénea.Coloca la mousse sobre la base del bizcocho y echa el resto de frutos secos por encima.¡Y listo! Ya tenemos un Príncipe Alberto de chocolate. Una historia curiosa detrás de uno de los postres más demandados de las islas y que, aún hoy, sigue en boca de todos por su sabor, el ingenio de Doña Matilde y su legado repostero para Canarias.

 

NOS GUSTAN