Las entrevistas de Fuerteventura Magazine
AGROVIVA - Viola Salerini y Valentino Casal
octubre 2022

AGROVIVA - Viola Salerini y Valentino Casal

“Producimos hortalizas y fruta, algunas son de temporada y otras todo el año”

Viola Salerini y Valentino Casal son dos jóvenes empresarios agrícolas que han creado una empresa de nombre AGROVIVA. Ambos nacidos en un pueblito cerca de Milán, hace ocho años que decidieron cambiar sus vidas y eligieron Fuerteventura.

¿Porque esta isla?

Buscábamos la tranquilidad y nos pareció un sitio adecuado.

¿Tenían experiencia en el mundo agrícola?

No ninguna, mi marido tenía un taller de motos y yo soy ingeniera industrial.

¿Entonces como llegan a crear una granja agrícola?

No estaba en nuestra mente dedicarnos a ello; empezamos con una pequeña huerta para nosotros y luego comenzamos regalarles a nuestros amigos, seguimos creciendo y comenzamos a vender en los mercadillos y finalmente se ha convertido en nuestra profesión al 100%.

¿Compraron un terreno para dedicarse a ello?

Al principio fue una finca alquilada y muchos de los conocimientos y experiencia se la debemos a los propietarios de la finca que nos asesoraban, siempre se lo agradeceremos. En la actualidad hemos comprado un terreno bastante grande (ocho hectáreas), y decidimos instalar la tienda de venta al público en Morro Jable, porque nos pareció que tenía más movimiento de público y turistas. Nos hemos mudado desde Tesejerague al valle de La Lajita.

Han crecido mucho…

Sí, actualmente son siete personas las que trabajan en Agroviva y en picos de recolección, aumenta.

En un momento en que la gente joven, hijos de granjeros abandonan el campo, es muy gratificante ver gente joven que decide pasarse a la agricultura, pero ese salto no es fácil, ¿cómo surgió?

Aprovechamos las oportunidades. La isla tiene un clima que te permite cosechar todo el año, y nos permite varios productos tropicales, además estamos dentro de Europa, con lo que las reglas alimentarias son las mismas, los químicos son los aprobados, y todo ello nos permite exportar productos tropicales con más facilidad.

Usted, Viola, se ocupa de la tienda y del trato directo con el público.

Sí, yo me dirijo al consumidor final y mi marido lleva la finca, producción, proveedores y se ocupa de las ventas al por mayor, hoteles, etc.

¿Siempre vendieron al público?

No, al principio nos dedicábamos a hoteles y mayoristas, pero llegó la Covid y de pronto se cerró todo y nos quedamos con toda la producción parada, así que decidimos comenzar una venta con entrega a domicilio, que fue muy bien. Llegamos a entregar hasta 60 pedidos diarios. Y también en Lanzarote. Cuando ya se permitió salir a la calle, nos encontramos con las dificultades en la entrega, porque nos piden las entregas a horas concretas y a veces en la misma calle y es cuando nos planteamos cómo poder facilitar a nuestros clientes sus compras, y decidimos abrir un punto de venta directo.

¿Son productos de cultivo ecológico?

No tenemos el sello todavía, pero sí podemos decir que no se usan químicos, y que utilizamos polinización natural; tenemos nuestras propias abejas y, donde se necesitan abejorros, igualmente y hacemos lucha integrada, compramos de una empresa holandesa bichitos buenos que se comen los malos.

¿Pensáis conseguir el sello ecológico?

Sí, estamos en ello, ahora que la finca es nuestra. Son muchos trámites y es lento de conseguir.

¿Cuales productos cosechan?

Producimos hortalizas y fruta, algunas son de temporada y otras todo el año. Tenemos tomates, papas, lechugas, berenjenas, brócoli, col, coliflor, pepino, puerros, cebollas, batata, todas las hierbas, etc. Producimos sandía en invierno para aprovechar su precio de venta, al ser un producto fuera de temporada. Producimos también una calabaza con semilla italiana únicamente para la exportación. Sólo tenemos en marcha la mitad de la finca, para ampliarla tenemos la necesidad de comprar una desalinizadorá y preparar correctamente el terreno, pero lo que más nos frena es el agua, no por el precio, sino por lo largos cortes cuando menos lo esperas. A base de cubas de agua no es suficiente para crecer con seguridad. Mi marido está recogiendo papas tres semanas antes de tiempo porque se han quemado las plantas, tras 15 días sin agua.

¿Qué puede decirnos en nombre de tu marido que no ha podido estar en la entrevista?

Que él ha sido el motor de todo, él tenía la pasión por sembrar y poner en marcha todo esto, y aunque ser autónomo no es fácil, y el campo es complicado, esta valiendo la pena.

 

NOS GUSTAN