Noticias de Sociedad y Cultura
Personajes

Lugares emblemáticos, mágicos, rincones desconocidos y misteriosos. Las Islas Canarias son un paraíso por descubrir, un archipiélago de leyendas, espacios protegidos, tierras volcánicas, aguas cristalinas y yacimientos. Un viaje insular de enclaves prodigiosos por descubrir…

Garajonay, uno de los bosques más antiguos con un ecosistema casi extinto en el planeta

Garajonay, uno de los bosques más antiguos con un ecosistema casi extinto en el planeta

El Parque Nacional de Garajonay esconde entre sus frondosidades uno de los bosques más enigmáticos, ancestrales y peculiares de todo el mundo. La selva húmeda de laurisilva o monteverde es un vestigio del Período Terciario y que, milagrosamente, hoy pervive tan solo en la isla de la Gomera, Cabo Verde, Azores y en algunas zonas de Sudamérica. Se trata de un bosque con más de 66 millones de años que tiene una peculiaridad: la cera. Las hojas de este frondoso enclave poseen un tipo de cera que les sirve de protección ante la humedad y el calor extremo. Estas características permiten que casi la mayoría de los árboles mantengan su follaje durante todo el año, lo que embellece todavía más si cabe el paisaje. Casi 4.000 hectáreas que lo convierten en una maravilla natural que merece especial protección. Un entorno natural que se asemeja al laurel y que goza de una rica diversidad de especies animales endémicas de pequeño tamaño, como son los mirlos, pinzones, mosquiteros, herrerillos, reyezuelos y murciélagos. Además de contar con monumentos de carácter geológico, como es el caso de los Roques, surcado por barrancos.

Gara y Jonay

Garajonay recibe su nombre de una leyenda conocida por todos, la de Romeo y Julieta. En este caso, Gara y Jonay. Una historia escrita por el cronista de Puerto de la Cruz, Francisco Pedro Montes de Oca y García, en 1924, en la que los amantes aborígenes de la Gomera acaban suicidándose en el Alto de Garajonay. Una atalaya para recrearse observando un cielo sin contaminación lumínica, avistamiento de estrellas y una interminable alfombra verdosa sin parangón; caminos sinuosos y vegetación ancestral acompañada del canto de las aves como hilo musical.

Amantes del ecoturismo

Garajonay es una selva inofensiva dado que, a diferencia de otros enclaves de similares características, los animales que habitan en este paraje son aves, reptiles, insectos y pequeños mamíferos. El acceso al parque es muy sencillo gracias a las carreteras bien comunicadas y acondicionadas que lo circundan. El ambiente es muy húmedo y hay que recorrerlo con el calzado y ropa adecuados para hacer senderismo. Si hemos de recomendar alguno de sus caminos, sin duda, el que goza de mayor popularidad es el que va de El Contadero a El Cedro y cuenta con 4,8 kilómetros. Para los más expertos que quieran tener una visión más completa del parque, el sendero circular Pajaritos - El Cedro -Tajaqué– Pajaritos, con 12,7 km, es una buena elección. Aunque siempre se puede contratar una ruta con guía oficial sin coste alguno.

Una selva de reconocimientos

Garajonay fue nombrado Parque Nacional en 1981 y en 1986 fue declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO al reconocer este tipo de bosque como uno de los más antiguos de Europa. Un parque que representa el 10% de la isla de la Gomera y que ha pervivido gracias a las persistentes nieblas que han asegurado su humedad. La máxima altura de la isla se encuentra precisamente en este enclave, entre los 800 y los 1.487 metros de altitud. El Parque Nacional de Garajonay es el último entorno de vida de los extintos dinosaurios. Un lugar congelado en el tiempo para el disfrute de un sinfín de generaciones. Senderos con bruma, rutas misteriosas y una vegetación que pervive en muy pocos lugares del planeta. Un privilegio para visitar del que goza la isla canaria de La Gomera, Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde 2011.

NOS GUSTAN