Noticias de cultura y sociedad
Papas Antiguas de Canarias: patrimonio gastronómico de las islas
Octubre. 2019

Desde 2013 es la primera DOP de España en este tipo de productos

Papas Antiguas de Canarias: patrimonio gastronómico de las islas

El archipiélago canario cuenta con un tubérculo legendario de incalculable valor gastronómico. Las Papas Antiguas de Canarias disponen desde el año 2013 de la primera Denominación de Origen Protegida (DOP) de España en este tipo de productos y la segunda del continente europeo. Las Papas Antiguas aglutinan un total de veintinueve variedades de tubérculos locales singulares pertenecientes a la especie Solanum tuberosum y Solanum Caucha. Fueron introducidas en las islas hace varios siglos y su procedencia es andina, concretamente provienen de Perú y Bolivia. Un producto que se adaptó a la perfección a las características del terreno y que propició que los habitantes isleños lo incorporaran a su gastronomía con rapidez.

Producto único y genuino

La tierra donde crecen las Papas Antiguas de Canarias son la clave de su intenso sabor y calidad. Se trata de un suelo volcánico, propio de las islas y donde escasea la materia orgánica. Sin embargo, se caracteriza por tener una superficie rica en minerales basálticos. Este es su entorno, en el que crece esta peculiar papa con rasgos morfológicos tan marcados y diferenciadores del resto de patatas. La gama cromática de su piel comprende desde tonalidades moradas o marrones hasta naranjas y rosadas. El interior de la patata presenta una carne en tonos suaves que recuerdan al desierto canario y que gana intensidad si se cocina, momento en que desprende su aroma fresco con reminiscencias a maíz o castaña. Su textura puede ser cremosa o harinosa. A diferencia de algunas patatas procedentes de otras zonas del Planeta, la Papa Antigua es de pequeño tamaño, con forma redondeada y pequeñas oquedades denominadas: ojos umbilicados. Un rasgo muy diferenciador respecto a otros tubérculos.

Papa Arrugada Canaria: la receta original

La Papa Antigua es un indefectible en los platos canarios y uno de los productos más emblemáticos de la cultura y gastronomía de las islas. Ya sea guisada, frita o arrugada, este tradicional tubérculo es un acompañamiento de multitud de platos en sus distintas versiones. Si optamos por las Papas Arrugadas, lo primero que hay que tener claro es que se comen con piel. Por lo que limpiaremos a conciencia su superficie para eliminar cualquier resto adherido. Escogeremos las de menor tamaño y de piel más fina. Las mejores variedades para cocinar este plato son: La Papa Bonita, La Papa Negra, La Yema de Huevo o la variedad Azucena. Después, las colocaremos lavadas en una olla con poca agua pero suficiente como para cubrirlas. Posteriormente echaremos abundante sal gruesa. Tras remover un poco la olla taparemos el recipiente y cuando hierva, retiraremos la tapa y bajaremos el fuego a medio durante 15 o 20 minutos. Tras comprobar con un tenedor que las papas están perfectas de textura, escurrimos el agua y las dejamos acabar de hacer sin agua. Es este proceso las papas se convertirán en arrugadas. Tras dos minutos removiendo las papas observaremos como la piel salta y se va tornando arrugada y blanquecina por la acción salina. En ese momento tendremos listas nuestras suculentas Papas. Podemos acompañar este planto con Mojo Picón Canario o Mojo Verde de Cilantro. Las Papas Antiguas de Canarias son un sello de identidad de las islas que forma parte de la cultura gastronómica del archipiélago canario desde hace siglos. La labor de conservación que han llevado a cabo con su esfuerzo los agricultores, ha sido clave para que, a día de hoy, las Papas conserven sus características primigenias inmutables tras el paso de los siglos.

Mejor tuppers de vidrio o cristal

Muchos millones de personas se ven obligados a comer fuera de casa debido a su trabajo y lo más común es recurrir al tupper de plástico. Sin embargo, una fiambrera de plástico tarda en descomponerse unos 500 años. Por eso es mejor buscar la alternativa en uno de vidrio o cristal, son más económicos a largo plazo y biodegradables.

Atención a los cosméticos

Muchos de los productos de cosmética y de higiene personal contienen microesferas de plástico en su interior. Además, la gran mayoría de los envases de las cremas hidratantes, champús o geles exfoliantes vienen en recipientes de este material. Así pues, hay que comprar los productos naturales y ecológicos. El simple gesto de cambiar el cepillo de dientes tradicional por uno de madera o bambú puede ayudar en gran medida al medio ambiente. ¿Qué más puedes hacer? Eliminar el uso de pajitas, mecheros, platos y utensilios de plástico. Son elementos del día a día que contaminan el medio ambiente. Ejemplo de ellos es la isla de la basura en el Pacífico. Crece a gran velocidad y ya tiene tres veces el tamaño de Francia. De no poner freno, se estima que en 2050 habrá más plástico que peces en el océano.

 

NOS GUSTAN