Noticias de Sociedad y Cultura
Personajes

Recetas ancestrales, sabores únicos que forman parte de nuestra identidad. Un legado aborigen que se refleja en nuestra riqueza gastronómica. Fuerteventura tiene una cocina propia incomparable, diferenciadora y repleta de matices que la hacen única. La cocina majorera es natural, casera y sin ornamentos. Platos tradicionales con sabores intensos e inolvidables. Así es la gastronomía de la isla Maxorata.

La esencia aborigen de la gastronomía majorera

La esencia aborigen de la gastronomía majorera

Los primeros pobladores de Fuerteventura llegaron a mediados del primer milenio a. C. procedentes del norte de África. Hablamos de los bereberes. Eran ganaderos, pescadores, mariscadores y recolectaban vegetales. La pesca y la ganadería ovina eran y son clave en la cocina de la isla. Después llegaron las expediciones de los colonos europeos: portugueses, genoveses, mallorquines… Finalmente, en 1476 la isla pasó a ser el Señorío Territorial de Fuerteventura, dependiente de los Reyes Católicos. Africanos y europeos han configurado la esencia gastronómica de Fuerteventura. Entre sus enseñas, no podemos olvidar el Queso Majorero, el Sancocho o el Puchero Majorero de carne de cabra. Tres manjares estandartes de la isla.

Queso Majorero

Con más de 2.000 años de historia, es un claro ejemplo de la influencia de los antepasados en la cocina actual de Fuerteventura. Elaboraciones ancestrales que hoy en día se mantienen y se protegen. El queso majorero tiene Denominación de Origen Protegida desde 1996 y solo se elabora en seis términos municipales de la isla: Antigua, Betancuria, La Oliva, Pájara, Puerto del Rosario y Tuineje. Además, fue el primero de España en contar con esta protección. Se trata de un producto elaborado con leche de cabra y de oveja. Tiene la particularidad de que su corteza está moldeada con hoja de palma. La superficie se condimenta con pimentón, aceite o gofio. Es suave en su versión fresca y picante en la curada.

Sancocho

Los pescadores majoreros mucho han tenido que ver en la gastronomía oriunda. A día de hoy, no se concibe la comida isleña sin este producto marino. El sancocho es un plato elaborado con pescado en salazón que es típico de Semana Santa. Los pescados más utilizados son el cherne, la lubina o la corvina y se suelen acompañar, como no, de otros productos isleños: gofio, mojo rojo, papas… Primero se cuece el pescado y por separado, se sancochan las papas y batatas, y, más tarde, se juntan todos los ingredientes durante 15 minutos. El sancocho ha sido un plato imprescindible durante épocas en donde la economía no abundaba. Al tratarse de una receta cuyas materias se encontraban en la isla con cierta facilidad, se convirtió en un indefectible en épocas bajas.

Puchero Majorero

Otro plato representativo de la cocina local y que emplea un producto que lleva toda la vida presente en la isla. Entre paisajes de arena, inmersa en su desierto deshabitado y misterioso, campa la cabra majorera. En ocasiones se deja ver en pueblos de interior, pero prefiere las zonas deshabitadas donde nadie la perturbe. Hablamos ahora de uno de los platos más reconocidos que tiene como producto estrella su carne: el Puchero Majorero. Se trata de un cocido endémico y muy sabroso que permite cocinar la carne de la cabra asada o frita. El puchero consta de un guiso de verduras con caldo y carne de cabra majorera. Su consumo consta de dos platos: uno con carne deshilachada, fideos y garbanzos y otro con una pieza de carne, garbanzos y verduras. Entre las más comunes: zanahoria, cebolla, calabacín, tomate y pimiento. Productos ancestrales que en la actualidad continúan teniendo la misma importancia que antaño en la gastronomía isleña. Ese mantenimiento de las tradiciones, los productos y sus elaboraciones, hacen de la isla de Fuerteventura un enclave único que goza de gastronomía propia y diferenciadora.